• Francisco J. Balsera, Melómano

"Julius Asal es un joven pianista que tiene una prometedora carrera pianística por delante"

Melómano de Oro

"El joven pianista alemán Julius Asal dedica en este disco un monográfico a la figura de Sergei Prokófiev, interpretando las Cuatro Piezas opus 4, Romeo y Julieta, y la no tan conocida Pensées opus 62. El piano de Prokófiev tiene mucho de virtuoso. De hecho, desde sus inicios, el compositor procuraba impresionar al público con sus excelentes habilidades sobre el teclado. Las Cuatro Piezas opus 4, compuestas en 1908, son un ejemplo de este virtuosismo pianístico. La primera de ellas, Réminiscences, tiene un carácter melancólico, con una melodía cromática de gran lirismo. En Élan vemos a un Prokófiev más atrevido. Es una pieza en la que se observan modulaciones cromáticas. Asal ejecuta con soltura los saltos y cuida el equilibrio entre las dos manos. La tercera pieza, Despair, expresa melancolía y aquí también se utiliza como recurso el cromatismo, en esta ocasión en la mano derecha. La última pieza del opus 4 es la más conocida, la Suggestion Diabolique, una obra que podríamos definir como agresiva y que, de alguna manera, anuncia la Toccata opus 11 que se publicará cuatro años después. Los rápidos arpegios y escalas, los cruces rápidos, los grandes intervalos en la mano izquierda o los saltos no parece que tengan ningún tipo de dificultad en las manos de Asal.


A continuación, escuchamos Romeo y Julieta, transcripción de una de las páginas orquestales para ballet. Tradicionalmente, la versión para piano contiene diez transcripciones de la versión para orquesta. Sin embargo, lo interesante de la versión que escuchamos es que Asal propone otras seis piezas del ballet que él mismo ha arreglado. El resultado es de lo más interesante, enlazando el material temático con gusto y dando unidad al conjunto.


El disco se cierra con Pensées opus 62, tres piezas íntimas escritas en 1935 y que son un verdadero placer para los oídos. La partitura es interpretada con un sonido brillante pero jamás estridente, ya que lo que prima es la sensibilidad. Sin duda, Julius Asal es un joven pianista que tiene una prometedora carrera pianística por delante. Un nuevo acierto de Ibs Classsical."

Melómano